Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

El cibersexo, ¿mentira o realidad?

dlopez 31 agosto 2009

el-cibersexo-mentira-o-realidad.gifCon el paso de los años internet se ha convertido en un recurso más a nuestra disposición. El lujo de tener una pequeña ventana, con forma de monitor, por la cual poder mirar al resto del mundo en cuestión de segundos es una tentación muy fuerte y hoy en día es ya habitual que casi todo el mundo sepa un poco de la red de redes. Pero, como casi todo en la vida, también puede existir una cara B que puede llevarnos a una adicción poco deseable.

Nos estamos refiriendo al cibersexo, pero no sólo a visitar webs porno sino a la práctica sexual a través de una webcam con otras personas. Parece fácil poder encontrar chats subidos de tono y a muchas personas dispuestas a masturbarse delante de nosotros. Pero, ¿es positiva o negativa esta práctica?, ¿es una infidelidad hacia la pareja o no ? Intentaremos responder a estas preguntas a continuación.

Pensamos que podría ser positiva la práctica del cibersexo como elemento de morbo, como un juego para ponerse a tono, como una forma de exhibicionismo que podría aliñar un poco nuestra vida sexual. Con un límite razonable y sin caer en una dependencia mental de este juego se podría compaginar con la práctica normal, es como jugar a ser actores porno por unos minutos.

Es evidente que el aumento de horas frente al ordenador, el llevar una doble vida y ocultar esta práctica a la pareja pensando que no es negativa sólo os traerá problemas. Es una infidelidad como tal ( pensad si vuestra pareja hiciera lo mismo, ¿qué reacción tendríais?) y además puede convertirse en un refugio mental pero poco sano para vuestra personalidad. Internet es libre y allí puedes ser quién quieras, pero lo mejor es no dejar nunca de ser uno mismo y recordar que somos humanos y no máquinas. Por lo tanto, cibersexo sí pero siempre con la pareja.


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

ENLACES A ESTE ARTICULO