Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

Celos, ¿para que sirven?

NEodAni 19 marzo 2009

Celos, ¿para que sirven?
Igual que con el amor que ¡sabemos lo que es! pero no sabríamos describir con una sola definición, pasa a su vez con los celos, un poco más por cuestión de “donde situarlos” que por las innumerables descripciones se puedan hacer de ellos como se podrían hacer del amor.

Ya si intentamos analizarlos desde la perspectiva de Freud que los atribuyó a la homosexualidad inconsciente y cuyo origen se hallaría en una inversión del sexo del sujeto, complicado se pone. Y para Jung que no veía en el inconsciente lo reprimido como Freud, tenían un aspecto de alienación, osea pueden entenderse como el tormento que procede de una instancia que siempre se siente ajena al sí-mismo; sigue la complicación.

¿Para que? entonces. ¿Como disuasión? el asegurar una cierta exclusividad en la relación de pareja, algo que va en línea de acabar consiguiendo todo lo contrario y de convertirse en una actitud que fomente el ser posesivo y eso a la larga es destructivo.

La asociación del amor y los celos, como algo que van de la mano pertenece a la concepción romántica del amor, un ideal que ensalza el enamoramiento como una de las expectativas que debe tener todo individuo y es una idealización que esta bastante metida en nuestro inconsciente colectivo, mal que nos pese.
El que no tiene celos no está enamorado.” San Agustín (354-439).
El celoso ama más, pero el que no lo es ama mejor.” Molière (1622-1673).
Y así más y más descripciones que asocian al amor los celos como un mal necesario. Un día hasta un amigo me decía convencido de que es algo “normal” el tener celos, ¡cuanto más enamorado estas más celos puedes tener!, ¡sí! ¡sí! ¡esto es así!

Ser celoso es el colmo del egoísmo, es el amor propio en defecto, es la irritación de una falsa vanidad.” Honoré de Balzac (1799-1850) escritor francés.

En los celos hay más amor propio que amor.” Rochefoucauld (1613 – 1680) escritor francés.

¡Los celos no tienen nada que ver con el amor! en la esencia, aunque en el contexto pueda parecer que sí. Para mi hay que ver a la pareja como un compañero (sentimental si quieres precisar) con el que estas formando un “equipo” para compartir experiencias y situaciones en la vida, y del que no te conviene estar “receloso”, como tampoco de otras personas (amistades, familia,..). El auténtico amor no se basa en lo material, aunque seamos precisamente humanos por eso, porque nos debatimos entre la materia y el espíritu, entre lo terrenal y lo divino.

El amor maduro dice: te necesito porque te amo. El amor inmaduro dice: te amo porque te necesito. Erich Fromm (1900-1980), psicoanalista estadounidense.

Para Fromm (pulsa en su nombre y enlazarás con algunas de sus frases) magnífico científico de la psique, el amor tiene que ver más con el amar que en el esperar que te amen y que en ello reside un arte.
Pongamos un poquito de compresión para entender mejor nuestras vidas, conseguiremos más cooperando pro-activamente con los demás que vigilando, imaginando y sospechando nada sobre ellos y si nos traicionan, adiós muy buenas ¡a ti y a los celos!.

Vía | neurociencia-neurocultura


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *