Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

Las calientap… a debate

dlopez 26 marzo 2010

1247162968362_f.jpg

El apelativo que se les dedica a las mujeres que no terminan lo que empiezan, en términos sexuales, es el que le da título a este post. En muchas ocasiones nos hemos encontrado con este tipo de fémina que, tras habernos puesto la miel en los labios, se ha acordado de que su tía la de Bélgica necesita ayuda urgente y ha salido corriendo.

¿Es normal esta actitud?, debe serlo ya que hay muchas mujeres que lo hacen. Lo peor no es que lo hagan un día como parte del juego de la seducción sino que lo hacen y desaparecen. ¿Miedo al compromiso?, ¿terror al sexo?, ¿arrepentimiento espontáneo? Quizás puede ser una combinación de todo.

Este tipo de mujeres suele mostrarse segura de sí misma, convincente, con autoestima, pero cuando le ven las orejas al lobo se desinflan. Es posible que lo que han pensado en su fantasía no se asemeje a lo que tienen delante, quizás vivan más en su propio mundo y no tanto en éste.

Lo más curioso es que su actitud suele conllevar bailes de tono érotico-festivo, lamer helados con lascivia, risas inarticuladas, toquecitos a tu anatomía y demás gestos que nos vuelven locos minutos antes de comprobar que esa persona no va a cumplir con su actitud.

Valga el tono de broma empleado en el post para comentar que la palabra nos parece de lo más machista. Cada persona es libre de hacer lo que le de la gana y no por bailar de una manera o insinuar otra cosa se tiene que ver obligada a tener sexo con quien no quiere. A ver si entramos ya en el siglo XXI y nos damos cuenta de que la libertad es nuestro único derecho.


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *