Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

BDSM: El credo del sumiso

Luigi Eroxxx 25 junio 2009

sumiso.jpg
Anteriormente hemos tocado el tema del BDSM, es un tema delicado que siempre será muy difícil de tratar y más de explicar, en mi ya larga vida sexual he conocido a muchas personas que gustan de este tipo de actividades y son sorprendentes. Su filosofía de vida es bastante coherente y plena, conocer a un sumiso real es algo que les podría cambiar la vida.

Curioseando por ahí encontré algo que llamo fuertemente mi atención y quise compartirlo con ustedes, es el llamado “credo del sumiso”, después de leerlo se podrán dar cuenta de que mucho de lo que ahí se dice es aplicable a cada uno de nosotros dentro de nuestra vida sexual.

Comunicaré con completa honradez mis necesidades, deseos, límites, y experiencia.

Comprendo que el no hacerlo no solamente evitará que mi Dominante y yo tengamos la mejor experiencia posible, sino que también puede conducir a daño físico y emocional.

No intentaré manipular a mi Dominante
. No empujaré para hacer que una escena vaya de la manera que siento que debería ir. Es decir, no mandaré desde abajo.

Guardaré una mente abierta sobre cosas intentadas con las cuales no estoy cómodo y que ampliarán mis límites.

Continuaré creciendo como sumiso y como humano. Aceptaré la responsabilidad de descubrir qué satisface a mi Dominante, y pondré mis mejores esfuerzos para cumplir sus gustos y deseos.

No permitiré que me dañen o que sea abusado. Sé que ser sumiso no es igual a ser una alfombra de pies. Seré cortés y asistiré siempre a mis compañeros sumisos.

Compartiré mis conocimientos y experiencias con otros, con la esperanza de que aprendan y se beneficien lo que he vivido. Tomaré el tiempo para ayudar a esos principiantes de la escena para que emprendan el camino correcto. Seré receptivo a mi Dominante.

No intentaré ocultar lo que estoy sintiendo con mi mente y cuerpo, de modo que pueda asistirle en sus responsabilidades como mi autoridad.

Sé que los Dominantes no son adivinos, y no esperaré que mi Dominante sepa los pensamientos o las sensaciones que no comparto con él.

Asumiré mi parte de la responsabilidad de una sesión o de una relación dañada. No pondré la culpa total en mi Dominante cuando exista motivo simplemente porque es el Dominante.

Comprendo que las cosas no pueden resolverse como deben ocasionalmente, y pondré mi mejor esfuerzo para dejarlo atrás y mover hacia adelante. Daré el regalo de mi sumisión solamente a quien pueda valorarlo y desee responsablemente recibirlo.

No permitiré a ninguna persona en la posición de Dominante sin mi consentimiento, ni daré mi respeto quien no lo haya ganado. Seré obediente a mi Amo aun incluso cuando discrepo con lo que esté pidiendo.

Acepto que tiene mis mejores intereses en su corazón y que sabe a menudo, mejor que yo, qué necesito en una situación determinada. Sé que mis acciones reflejan en mi Dominante, y haré lo mejor para que otros lo vean de manera positiva.

No avergonzaré ni enfadaré intencionalmente a mi Dominante
. Sobre todo, llevaré mi título de sumiso con honor. Nunca haré que otros piensen que ser sumiso significa ser débil o inhumano. Sentiré orgullo en quién y qué soy y nunca me mostraré de manera negativa.

Autor desconocido, gracias por compartir.

Vía l NSFW


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *