Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

Baco, dios del vino e incitador del sexo

NEodAni 6 julio 2009

El dios baco y el sexo
La justa medida de alcohol es como lanzar madera a las llamas, aviva el fuego pero en exceso lo ahoga. Vamos a consultar al Dios del vino, patrón del teatro y la agricultura, a nuestro querido Dioniso que sutilmente dio ese tono rojo a la ambrosía con la que liberaría a los hombres de sus cargas rutinarias y desataría la alegría y las pasiones reprimidas, por tal peso terrenal.

Hay descripciones de vinos tan poéticas y sensuales que dan hasta matices de género al vino, usando expresiones que evocan a nuestros sentidos. Para los enólogos (ellos ya no tienen dilema de si los ángeles tienen sexo) el vino puede ser masculino o femenino, y tiene su propio lenguaje igual que para el dios Baco hay conexión y comunicación entre el mundo onírico y el mundo de lo vivo y lo consciente.

Podría ser que un vino masculino es el que deja una impresión áspera sobre la lengua, «poderoso» cuando tienen potencia alcohólica y por tanto severo, ardiente, impetuoso y hasta caliente; y uno femenino sería suave o aterciopelado, delicado como la seda, para algunos poetas “un vino afectuoso y sensual, que se desliza en el paladar con taninos redondos y bien fundidos, casi imperceptible, como lo haría una suave corte de uvas tintas de color medio”.

Hay una tradición muy antigua en el vino y la desinhibición de los sentidos, ya en Roma aparecieron las bacanales como máximo descontrol de este caos volcánico que bulle en el inconsciente humano y fueron prohibidas en un intento de control ¡curiosamente al principio eran sólo de mujeres!. Féminas como las diosas Démeter y Perséfone, también diosas agrícolas, que crearon los misterios eleusinos, y es que de la tierra nacen esas energías invisibles que nublan nuestra mente y dejan libres nuestros instintos, el ser humano siempre ha usado los ritos para fomentar algún tipo de advenimiento, para los griegos y romanos en este caso tenían mucho cariz festivo y ritual.
Dom Perignon
Si esta leyendo algún entendido/a en vinos, le agradecería nos comentara su experiencia con respecto a un buen vino y que efecto ha ejercido sobre su relación con el sexo contrario. Hace unos 3 meses, un equipo de investigación del Hospital Santa María de la Anunciación de Florencia (Italia) presentó un estudio durante un congreso que afirma que beber algo de vino «tinto» a diario afectó a un grupo de 789 mujeres de la región de Chianti (de entre 18 y 50 años) a tener una vida sexual más activa. Consignado tal argumento sobre el sitio Vitisphere.com, no me extrañaría que no fuera sólo cuestión de ser ese tipo de vino, sino en especial el de esa región, o que las mujeres italianas tienen mucha marcha en el cuerpo, o que simplemente las mujeres son más marchosas de lo que estos «científicos» creen e inteligentemente lo van expresando de forma sutil detrás de una buena copa de vino.

Tanto si tomamos un «espumoso» Shiraz australiano como Grange de Penfolds, un Vega Sicilia español, un Pinot Noir de Borgoña a elegir entre 110 denominaciones (a ver quien es el valiente), un Taylor’s Vintage de Oporto o una variedad de argentina tipo «Reserva Malbec 2007» de Mi Terruño, la cuestión es disfrutar del momento, compartir el placer de los sentidos y relajarse favoreciendo la intimidad ¿y eso no os recuerda algo sensual y erótico ya de por sí?

Más Información | Frases célebres sobre el vino


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *