Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

La autoasfixia erótica a debate

dlopez 7 marzo 2010

1267563661_0.jpg

Tras la muerte de David Carradine y de Kristian Digby, presentador de la BBC (en la foto), el debate sobre esta práctica sexual se ha vuelto a producir. ¿Juego peligroso?, ¿excita tanto como parece?, ¿es seguro practicarlo? A las pruebas nos remitimos, todo puede fallar, hasta el mejor truco.

La hipoxifilia, o asfixiofilia, es una parafilia en la que se usa la asfixia como método para mejorar la erección. Basándose en la erección observada en los condenados a la horca se utiliza como un métido más para conseguir un mayor placer sexual. La estrangulación o la obstrucción de las vías respiratorias son los medios utilizados para conseguir este efecto.

La práctica fue introducida en Europa por la Legión Extranjera Francesa a su regreso de la guerra en Indochina. Al parecer en Asia es una práctica común en los prostíbulos para provocar un orgasmo más fuerte. Lo que hay que tener muy claro es que para tener un orgasmo más fuerte existen muchos juguetes sexuales que nos lo facilitan.

Un simple plug anal puede estimularnos otras zonas del cuerpo y provocar esta reacción. Esta práctica de la asfixia es común en las prácticas sadomasoquistas pero es muy importante que siempre haya, como mínimo, 2 personas para controlar los posibles problemas.

El uso de una cuerda en el cuello para reducir el oxígeno o la clásica bolsa de basura atada al cuello provocan funestas consecuencias. Si os gustan estas prácticas nos parece bien pero SIEMPRE con otra persona que pueda controlar lo que está pasando en cada momento. Un buen orgasmo, por fantástico que sea, nunca igualará a la vida.


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *