Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

Arneses de penetración

Luigi Eroxxx 15 abril 2009

arnes.jpg
Uno de los juguetes más controversiales son los llamados arneses, a pesar de la supuesta liberación sexual existente aún quedan algunos tabúes en cuanto a la penetración masculina, por lo cual se hicieron populares este tipo de juguetes ya que si bien recordamos artículos anteriores el punto G masculino se encuentra localizado en su próstata, mas exactamente, en la pared superior de su ano, y aunque una mujer pueda intentar estimularlo con su mano o lengua, nunca podría darle un hombre la satisfacción de una penetración completa.

Para aquellos ingenuos que no sepan que es un arnés, los arneses se atan por la cintura como un cinturón y sostienen un consolador en la parte delantera, por lo general están hechos de cuero y adelante tienen un agujero con cuatro agujeros mas pequeños para tornillos, por el cual se puede intercambiar lo consoladores, atornillando el juguete sexual.

Aunque no lo sepamos el arnés no es realmente un juguete sexual nuevo, en realidad se cree que existe desde la Antigua Grecia, cuando en algunos casos se hacían consoladores de piedra cubiertos de cuero, pero con otro trozo de cuero para atarlo al cuerpo. Algo tan duro como piedras y cuero seguramente no podía dar mucho placer sin lastimar a alguien, así que usaban aceite de oliva como lubricante El Kamasutra también hace varias referencias a los arneses porque en algunos casos los consoladores estaban atados al cuerpo.

Solemos darle una única función a este juguete, la de la penetración masculina, aunque también es muy popular entre los juegos lésbicos, de dominación, sadomasoquismo y también como ayuda en caso de problemas de erección ya que existen arneses huecos en los cuales el hombre inserta su pene y con el consolador penetra a su amante.

Este es un juguete multiusos, debemos aprovechar las bondades que nos brinda, hacer uso de nuestra imaginación para expandir nuestro repertorio sexual y nuestras fantasías sexuales.

Vía l Educasexo


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *