Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

Aplicar el “Movimiento Slow” al sexo

NEodAni 29 junio 2009

Slow Sex
El saber enfocar la existencia con la calma que promulga el “Slow Down” tiene como base principal el concepto de «saborear» las experiencias de la vida y con ello mejorar las relaciones personales, laborales y sociales. Este concepto deberíamos dejarlo fluir hacia la capacidad de convertir en un juego comunicativo y enriquecedor nuestra sexualidad.

El día que me topé con el libro de bolsillo, de Carl Honoré, «Elogio de la Lentitud», quedé enamorado de ese momento, su portada (un caracolito encima de un velocímetro) y el ojearlo y ver plasmadas mis ideas sobre esta sociedad, me hicieron devorarlo placenteramente en pocas horas.

Todo este movimiento social se detonó por el “Fast Food”, puntal que trajo la conciencia del mundo «rápido» e «inmediato» que hemos creado (han creado) desde la ¿revolución? industrial hasta nuestros días (hoy esto pasa factura en el medio ambiente). Por tanto el inicio se da en el Slow Food osea el «comer despacio» y ¿que te trae a la mente el hecho de comer sin prisas de forma metafórica? pues saborear mejor la vida. Ahora apliquemos todo aquello que puede repercutir igual a nuestras relaciones sexuales y descubriremos muchos aspectos insatisfactorios que están tomados como «normales» ya en la cotidianeidad, pero que sólo lo son por estar anclados como «hábitos».
Relax
El Movimiento Slow es aplicable a todo, deberíamos estar viviendo en “Slow Cities” (ciudades sostenibles y más humanas), tener una Slow Medicine que nos citase con su debido tiempo y como personas en vez de números o estadísticas, el Slow Work donde poder rendir mejor en un trabajo «más positivo» (mejor ambiente laboral, mejor relación con clientes, más sensación del trabajo para vivir, como parte de una persona activa y no del vivir para trabajar)

Ideas para cultivar unaSlow Attitudeen nuestra vida sexual:

  • MASAJE: Existen gran variedad de técnicas de masaje, lo interesante es elegir un buen libro para tener una pauta con la que dar y recibir masaje, no importa lo experto que seas, lo que hagas siempre será apreciado y con la práctica se hacen maestros. ¡No siempre hay que tener sexo! y un masaje es una muy buena inversión de tiempo, que nos ayuda a relativizar el estar pendiente de tener o no tener sexo (mucha gente se pregunta cuantos coitos debería tener por semana), podemos sorprendernos a nosotros mismos haciendo algo diferente «en cualquier momento» a lo que usualmente hacemos y así ser más espontáneos.
  • AMBIENTE RELAJADO: Crear o favorecer un espacio para el relax y el «olvidarse del tiempo» es un punto muy interesante. Tu pareja se va a sentir muy contenta (en especial si es mujer) en comprobar que te preocupas de estar con ella en un lugar bonito y romántico (¿alguien visualizaría una calle llena de transito, prisas y ruidos, como un lugar romántico, por ejemplo?) Tener espacios de relax e intimidad establecidos, casi como una costumbre saludable, puedes ser un buen inicio, uno podría ser una preciosa bañera para dos donde volverse pececito y poner algo aromático en el aire, quitando de ese lugar relojes y elementos que puedan distraernos, para convertirlo en un “mini-templo” donde regenerar el alma.
  • DIVERTIRSE y REIR: ¡Tomen nota chicos! de cuantas veces las mujeres dicen que de un hombre les encanta que las haga reír. La risa es la máxima expresión de confianza y situación relajada. ¡Busquen! una obra de teatro divertida, vean una comedia en el cine, escuchen una música que les haga sonreír y pasarlo bien. ¡Tomen nota chicas! no hay que estar tenso analizando a la otra persona siempre y pensando que nivel de compromiso ha de tener, en todo momento. Una situación tan sencilla como estar en un parque, tumbados sobre la hierba mirando el cielo a través de las hojas de los árboles y diciendo la primera cosa divertida que te pase por la cabeza, puede hacerte reír por reír, sin un motivo concreto y entender que la vida se va creando instante a instante y con ella los compromisos materializados ya en hechos y no a partir de fantasías o elucubraciones sobre los demás (a los demás poco vamos a poder cambiar, son como son y el secreto está en aceptarlos, simplemente).

¡Desconecta! el móvil o el fijo (¡no van a desaparecer!), siente tus pies sobre la tierra y recrea tu propio «Movimiento Slow» ¿que te gustaría hacer?

Vía | elblogalternativo


COMENTARIOS

  1. #1
    Realmente necesitamos disfrutar de cada segundo de nuestras vidas, super interesante tu articulo. Felicitaciones.
    Desde Lima Perú
    recibe un fraterno abrazo
    Bertha de Anderson

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

ENLACES A ESTE ARTICULO