Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

Amor posesivo: los celos

Luigi Eroxxx 26 marzo 2009

celos.jpg
Cuando oímos de los Celos, por lo general nos imaginamos una escena donde una chica o un chico discuten con su pareja, reclamándole, desde donde andaba, hasta con quien se encontraba. Y no estamos tan equivocados al respecto, pero hay que tener muy claro que es este sentimiento, algunos incluso creen que son parte de toda relación y hasta los consideran necesarios.

Tenemos que ponernos de acuerdo en algo: cualquier sentimiento que involucre “posesión” del otro, nunca serán beneficiosos para la pareja.

Psicológicamente se define a los celos como la sensación de que una persona a la cual estamos ligados afectivamente, entrega a un tercero, cosas que deseamos para nosotros mismos (puede ser afecto, atención, tiempo, etc.)

Por desgracia en las sociedades occidentales, los celos están bien visto
, se les consideran algo bueno, se dice que sentir celos está bien. El problema es cuando ya no se puede diferenciar, donde están los límites de lo considerado saludable.

Bajo ningún concepto, ni muchos ni pocos, los celos pueden ser considerados como benéficos para una relación de pareja. Su presencia implica una disputa por el poder y una manipulación consciente del comportamiento del otro. Estas emociones jamás podrán enriquecer una relación.

Una de las cuestiones que podría dar esta problemática, es que culturalmente estamos programados para abordar relaciones monogámicas y esto de por sí, genera conflicto. Cuando estos conflictos llegan al lecho, la vida sexual se torna prácticamente imposible.

La celotipia o enfermedad de los celos puede destruir una relación fácilmente, si tu pareja te cela, te controla, te interroga y desconfía de tu comportamiento, estás envuelta en una relación que tarde o temprano irá al fracaso.

Solo cuando existe confianza, respeto y mucha comunicación en una relación, se podría estar libres de celos, sin pedir ni dar explicaciones de nuestros actos.

Vía l Sexología


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *