Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

Amigos con derecho ll

Luigi Eroxxx 13 febrero 2009

amigos-con-derecho.jpg
Esta situación puede resultar un tanto extraña para muchos y muy conveniente para otros, esto puede tener diferentes resultados pues en ocasiones se enfatiza en la amistad fortaleciéndola, mientras que en otras lo que se acentúa es la posibilidad de tener sexo cuando se desea; es posible que esto se deba a que situación ha ocurrido primero o a qué interacción se le concede más importancia, es más común que teniendo ya un vínculo sexual con alguien se decida fomentar también un lazo de amistad aunque puede ocurrir también de forma inversa , cuando en el relajado contexto de la amistad nace la posibilidad de mantener un cierto contacto sexual… Y así, ya sea por cualquiera de estas dos situaciones, tras un tiempo, surge lo que llamamos amigos con derecho a roce.

Debemos hacer hincapié en que por lo general este tipo de relaciones suelen tener un carácter informal, donde en la mayoría de los casos no se encuentran bien establecidos los limites, pues a menudo al sentir que son relaciones temporales no se habla de cuáles deben ser los derechos que corresponden o no; mucho menos se habla de lo que puede pasar cuando alguno de los implicados decida tener alguna relación de noviazgo con otra persona, aunque lo más común es que se vean desplazadas cuando llega un relación estable y en algunos casos pareciera que se forman estas relaciones a la espera de otras más serias y formales.

Las amistades con derechos a roce no deben ser tomadas a la ligera, puesto que se basan en una relación de amistad deben corresponder a todas las necesidades que esta conlleva y como toda relación interpersonal y sobre todo sexual debe ser tomada con la seriedad que todo acercamiento de esta especie requiere; toda interacción pone en juego la totalidad de dos personas distintas y por lo tanto son sinónimo de complejidad, por lo que cada encuentro hasta el más casual debería estar basado en reglas establecidas mutuamente, dejando en claro cada aspecto que pueda estar involucrado.

Si ya han pensado en encontrar a su “amigo(a) con derechos” o si ya tienen a uno(a), no olviden sentarse a charlar largamente sobre todo lo que pueda pasar en el proceso, no sólo para que estén preparados para cualquier imprevisto también para que llegado el momento si deciden prescindir de los “derechos” su amistad no se vea empañada y puedan continuar con una relación cordial.

Vía l El mundo.es.


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *